viernes, 1 de septiembre de 2017

Te atreves a probarlas

videito1

kloe

link2

Milett Enlace

lunes, 10 de octubre de 2016

Reflexionemos ¿Estamos seguros de seguir consumiendo el SURI?

ARTICULO DE OPINIÓN EL SURI

El SURI es un animal invertebrado que por lo general tiene su hábitat en la selva amazónica de América latina tiene como característica la estructura alargada con anillos cilíndricos de su cuerpo, donde se denota claramente su negra cabeza en contraste a su cuerpo blanquecino o casi crema. 

El SURI es tradicionalmente un alimento propio de las poblaciones selváticas, las cuales lo consideran altamente nutritivo, pueden consumirlo de modo crudo, asado o ensalada.
Este animal que es una especie de gusano ecológico, pasa por todo un proceso antes de convertirse en tal y es aquí donde surge el conflicto en cuanto a fomentar su consumo, puesto que para obtenerlo primero se debe derribar el árbol del AGUAJE fruto que las poblaciones lugareñas tienen mucho gusto por disfrutar; pero el árbol derribado ha de pasar por tres meses a la intemperie antes de que en su interior las larvas o huevos que ha dejado la madre (un escarabajo) grande, se hagan adultos, tomando la forma de gusano que la gente comercia o consume. 

Ahora, bien, científicamente se ha considerado al árbol del aguaje, como que contribuye de modo especial a la purificación del oxígeno, superando por mucho a otros árboles que tienen la misma función. El problema está en lo siguiente, beneficiarse del árbol en corto tiempo o en el largo tiempo, dado que para que tengamos un árbol que produzca el fruto del aguaje tiene que transcurrir tres o más años y para ingerir este invertebrado, tres meses a partir del momento que se le sacrifica el árbol.

 ¿Puede entonces considerarse un atentado contra el medio ambiente el consumo del SURI? Yo opino que si, en definitiva según versiones de los propios lugareños, ellos nunca han visto que un árbol del aguaje haya caído como producto de los años. Esto nos coloca en el punto, que en cierta manera tendríamos asegurados oxígeno puro donde este árbol exista; sin embargo contrariamente a lo expuesto aquí; las personas se han traído a bajo muchos de estos árboles solo para agenciarse del bendito invertebrado. 

Y si aquello fuera una garantía para la mejora de su dieta alimenticia; entonces, porque su esperanza de vida de la población selvática va en detrimento o se mantiene igual. En conclusión, derribar los arboles de AGUAJE no es una buena decisión; es más constituye un perjuicio contra las áreas verdes, la ecología y el medio ambiente. Recuérdese es mi modesta opinión.